Si quieres tocarla, ¡pregunta! (ya pe' chocherita)

Nelson Peñaherrera
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Por: Nelson Peñaherrera Castillo. Es complicado pasar por las noticias sin sentir alguito de culpa ajena por la inconducta de algunos miembros de mi sexo, quienes siguen apostándole a la violencia como medio para relacionarse con el sexo opuesto (o quien se les parezca como opuesto), claro está, una vez que tengamos claro a qué le llaman opuesto, y entramos en ese peligroso campo de una definición de mujer con enfoque de testosterona.

Creo que aquí comienza el lío para nosotros: nuestro concepto de mujer puede ser nuestro concepto, pero vale poco o nada cuando esa mujer se autodefine, y allí no hay vuelta que dar. Y aquí viene la cuestión: ¿sabemos escuchar a las mujeres o seguimos escuchando lo que creemos escuchar?

Como algunos y algunas saben, tengo un gusto marcado por la cantante canadiense Shania Twain (nacida como Eilleen Regina Edwards en Windsor, Ontario, el 28/08/1965), quien justo hace dos décadas se nos reveló para el mercado internacional transmutando sus canciones en country a un pop más digerible. Personalmente, prefiero el country, entre otras cosas, porque me parece más enérgico y sensual, especialmente para bailarlo.

Quienes aún no la ubiquen, les recuerdo esa balada llamada "You're Still The One" ("Sigues siendo el único"). Sí, ésa mismita.

La producción que internacionalizó a la Twain se llamó "Come On Over" (traduzcámosla como "Remóntate"), la tercera de su discografía, y una de las canciones que nunca escuchamos ni por asomo en las radios de por acá parece responder a la pregunta ¿qué piensa una mujer? O quizás: como tú eres mujer, ¿cómo piensas que debo comportarme con una mujer, especialmente si me gusta?

El tema se llama "If You Wanna Touch'Er, Ask!" ("Si quieres tocarla, ¡pregunta!"'), y es un rápido compendio de cómo debemos manejar las relaciones sin que exista una imposición ni una invasión, menos una agresión. Pueden escucharla aquí: https://www.youtube.com/watch?v=m-t2E2WpIwU29

Como fácil el ritmo te atrapará, la pregunta es: ¿y qué dice? Tranquilo, chocherita, que aquí te lo ponemos fácil y verso a verso.

Vamos con el primer coro.

"Déjame darte un secreto/ de cómo tratar bien a una mujer. / Si buscas un lugar en su corazón / no va a pasar de la noche a la mañana" ("Let me let you in on a secret / How to treat a woman right / If you're looking for a place in her heart / It ain't going to happen overnight."). O sea, si lo tuyo no es la paciencia, fuíste. Una clasecita de yoga con interconsulta a un psicólogo o una psicóloga no-machista te vendría a pelo.

Y aquí viene la primera estrofa.

"Primero tienes que aprender a escuchar / para entender sus pensamientos más profundos. / Ella necesita saber que ustedes pueden ser amigos / antes de entregar todo lo que tiene" ("First you gotta learn to listen / To understand her deepest thoughts / She needs to know you can be friends / Before she'll give you all she's got."). Uy, aquí sí que fallamos la mayoría porque tal parece que nuestros papás y mamás no nos enseñaron a desarrollar bien el sentido del oído, y terminamos escuchando -como dije arriba- lo que nos da la gana o lo que nos conviene. Fritos nosotros si jamás nos hemos curado, cuando menos, de nuestro egoísmo, o nuestra egolatría en los casos más peligrosos.

Sigamos con el pre coro.

"Si comienzas desde el corazón / verás que el amor hará su parte ("If you start from the heart / You'll see love is going to play it's part"). Claro está, agregaría yo, siempre que tu motivación sea el amor, la capacidad de identificarme con quien me gusta al punto de conocerla casi como yo me conozco. Ujuju, el verbo conocer es la clave de todo, pata; no acariciar de arranque, como por ahí nos enseñaron mal. Sigamos.

Y el coro 2 confirma lo anterior.

"Si quieres llegar a conocerla / realmente dentro de su mente. / Si quieres moverte más cerca / anda despacio, sí, tómate tu tiempo / Debes comenzar desde el corazón, y entonces... / Si quieres tocarla / realmente quieres tocarla / Si quieres tocarla, ¡pregunta"! ("If you want to get to know her / Really get inside her mind / If you want to move in closer / Take it slow, yeah take your time / You must start from the heart and then..." / If you want to touch her / Really want to touch her / If you want to touch her, ask!"). Creo que no hace falta más comentario, ¿o alguien lo quiere con manzanitas?

¿Y qué dice la segunda estrofa?

"Una pequeña atracción física / Encanto romántico chapado a la antigua / y mucho amor y ternura / es lo que va a ponerte en sus brazos" ("A little physical attraction / Romantic, old-fashioned charm / And a lot of love and tenderness / Is going to get you into her arms"(. Claro que aquí tendríamos que definir 'encanto romántico chapado a la antigua' porque es, precisamente, por esas costumbres a-la-antigua que andamos haciendo corto circuito cada vez que nos dicen no. en todo caso, entendámoslo como buenos modales o formas de cortesía, lo que en lenguaje actual se resume en dos palabras: respeto mutuo.

Y, bueno, se repite el pre coro, luego el segundo coro; luego el primer coro tras un solo de guitarra y se remata con el segundo coro. Ya parezco cancionero. Por cierto, si la canción en español no te rima (como sí rima en inglés), se debe a que la traduje literalmente, no poéticamente.

Ya, si alguien quiere 'versionarla', contacte a Shania twain o a Robert Lange, los coescritores, o a Universal Music Group, la disquera que tiene los derechos a nivel internacional. Por si acaso, la música de esta cantante ha sido etiquetada como de tendencia feminista (¿y recién te aviso?), así que si estás enronchándote con el enfoque de género, piña.

Mi punto aquí es que si el tema éste no te ha hecho meditar ni un ápice, creo que el problema no es ella; eres tú.

Y si no quieres entenderlo, ¡cuestiónate!

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @NelsonSullana)

Diario El Regional de Piura

Publicidad Mario Quispe Suarez