fbpx

Precursor José Faustino Sánchez Carrión a 195 años de su paso a la inmortalidad

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. (Por Miguel Arturo Seminario Ojeda) En junio de 1825, dos grandes protagonistas de la independencia peruana, partieron hacia la eternidad, uno de ellos fue José Faustino Sánchez Carrión, y el otro, Toribio Rodríguez de Mendoza. Con toda seguridad la muerte de estos dos personajes habrá llenado de congoja a la sociedad peruana, dada la trascendencia de cada uno de ellos.

Cada época está marcada por personajes y por sucesos que la Historia registra, sobre todo, cuando dejan huellas como las que marcaron al país, a partir de las ideas y conducta de José Faustino Sánchez Carrión, conocido como el Solitario de Sayán.

Este personaje nació en Huamachuco, La Libertad, el 13 de febrero de 1787, y falleció en Lurín, Lima, el 2 de junio de 1825. Fue hijo de Agustín Sánchez Carrión y de Teresa Rodríguez y Ledesma. Se le recuerda como un precursor de la independencia, como ideólogo y político peruano, con decisiva participación en definir la forma de gobierno republicana para el Perú.

Estuvo presente en su ciudad natal, cuando en enero de 1821 se declaró la independencia en ese lugar, de acuerdo a la información que presenta Nicolás Rebaza, en su libro, Anales del Departamento de La Libertad en la Guerra de la Independencia, como lo señala en la página 158.

Sánchez Carrión estudió en la Universidad de San Marcos. Fue uno de los redactores de la Constitución Política del Perú de 1823, que fue una carta magna de corte liberal; y tras el retiro del general San Martín del Perú, conformó la comisión destinada a Guayaquil para invitar a Bolívar al Perú.

Instalado Simón Bolívar en el Perú, fue su Secretario o Ministro General, acompañándolo a lo largo de su campaña en territorio peruano, siendo encargado de gestionar los recursos para el Ejército Unido Libertador, vencedor en Junín y Ayacucho. Entre 1824 y 1825 fue Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores.

Después de estudiar con maestros privados, en 1802 continuó en el Seminario de San Carlos y San Marcelo de Trujillo, y estudió Derecho en el Real Convictorio de San Carlos, a cargo de Toribio Rodríguez de Mendoza, difusor de ideas del liberalismo en el Perú. Se graduó de bachiller en leyes en 1813, y se recibió de abogado el 5 de noviembre de 1818.

Pronto se destacó como orador desde que era estudiante, y sus escritos llamaron la atención de propios y extraños, en 1810 hizo el elogio poético de José Baquíjano y Carrillo, fundador de la Sociedad Amantes del País, quien moriría unos años después. Por su fama fue designado como orador en el segundo aniversario de la Constitución de Cádiz, mencionando abiertamente, la necesaria igualdad entre criollos y españoles, contrariando al virrey Abascal quien ordenó que no se le encomendaran más discursos.

Alternaba su labor de abogado, con la docencia, enseñando leyes y cánones, y el curso de Digesto Viejo en San Marcos. Al año siguiente de su graduación como abogado, casó el 8 de noviembre de 1819, con María Josefa Antonia Dueñas. A poco de esto se le alejó de Lima, por los rumores de difusión de sus ideas de patria y libertad, que hicieron que el virrey Pezuela lo considerara peligroso, sobre todo, porque en Lima circulaban los rumores de la pronta venida del ejército libertador.

Estuvo en Sayán, Huacho, y luego se afirma que fue a Trujillo, hallándose presente en la proclamación de la independencia en esa ciudad, y luego, en su ciudad de origen, por el viaje que realizó a Huamachuco, por la muerte de su padre. Al retornar a Lima, en 1821, continuó con su manifestación partidaria por el gobierno republicano, mientras que el general San Martín postulaba la monarquía constitucional como la forma de gobierno para el Estado peruano.

Bernardo de Monteagudo, que defendía los planes monárquicos de San Martín, debatía con Sánchez Carrión en la Sociedad Patriótica, prevaleciendo el discurso de Sánchez Carrión que fue más convincente, y su mensaje fue asociado por un gran número de peruanos, mientras que Monteagudo fue expulsado del Perú. Escribió sobre porque no debería primar el sistema de gobierno monárquico, era abiertamente republicano, con gobiernos no vitalicios, sino con tiempos de acuerdo a la Constitución.

Elegido diputado por Trujillo en el primer Congreso Constituyente del Perú, actuó como secretario, y como miembro de la comisión que fue encargada de redactar la Constitución de corte liberal, promulgada en 1823.

Fue partidario de llamar a Bolívar para terminar la guerra de la independencia, tras lo ocurrido en la Campaña a Puertos Intermedios, siendo él y José Joaquín Olmedo, los comisionados para ir a Guayaquil, y tratar con Bolívar su venida al Perú, retornando al país con el libertador del Norte, quien lo admiraba mucho nombrándolo Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores.

Contaba con 38 años, cuando falleció el 2 de junio de 1825 en Lurín. Tras su muerte circularon las más inverosímiles conjeturas, llegando a sospecharse que Bolívar ordenó su envenenamiento.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255