fbpx

La vacancia presidencial y los peligros que acechan en caso de hacerse realidad

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP. Superada la primera vacancia, los interesados en mantenerse en el cargo y modificar el estilo de gobierno impuesto por Martín Vizcarra Cornejo, se aprestan una vez más a presentar una moción de vacancia presidencial. Por lo pronto, Unión por el Perú se encuentra listo y con moción redactada y tendrán los votos de Podemos, para hacer realidad la primera parte de tan desproporcionada medida.

El Tribunal Constitucional que se encuentra funcionando, pero con mandato vencido, tramita en estos momentos una demanda competencial; se busca que este tipo de acciones anacrónicas, no perjudiquen la institucionalidad del país y haya plena seguridad que cada órgano del Estado tiene funciones y competencias que no pueden ser afectadas; por interpretaciones más subjetivas que demostrables. .

Los peligros que se encuentran latentes tras una posible vacancia presidencial usando una causal inaplicable podría llevar a la oportuna intervención del Tribunal Constitucional mediante una medida cautelar y en el peor de los casos, llevar al país a un indeterminismo que podría acabar con la toma de posición de las Fuerzas Armadas. Analizando la situación que vive el Perú, no llamaría la atención este consecuente. .

Como se tiene conocimiento las elecciones generales se encuentran cerca y promover una vacancia por responsabilidades penales usando conceptos que no aplican, es un despropósito por otras motivaciones que por hacer prevalecer la moralidad de un mandatario. .

Respecto a Martín Vizcarra Cornejo, es señalado por unos aspirantes a colaboradores eficaces de haber recibido coimas por obras ejecutadas cuando fue gobernador de Moquegua. Llama la atención que, a 6 meses de las elecciones, un tema netamente penal quiera someterse al pedido de una vacancia presidencial. Todo hacer indicar que existen razones de peso, para apartarlo del cargo y de esa manera recuperar el control de las decisiones del Estado.

Unión Por el Perú, es un grupo usado por avivatos de la política, con escasa legitimidad y solo existente gracias a los acuerdos realizados con fines electorales. Se unieron a Ollanta Humala y en los últimos tiempos, recibieron el respaldo de las huestes de Antauro Humala Tasso, quien se encuentra purgando condena por delitos cometidos.

Operador de este grupo es el excontralor de la República Edgard Alarcón y José Vega Antonio, quien maneja la representación. En esta oportunidad aprovechando de las sindicaciones que hacen contra Vizcarra, aprovecha políticamente el caso, para generar el conflicto y llevar nuevamente al país, hacia un debate estéril, cuando en realidad lo que el Perú requiere es unidad y consenso.

Igualmente, en este panorama de ataques y declaraciones, se conoció los partidos que querían que se extienda el mandato de los congresistas. Ellos niegan y se consideran víctimas, lo cierto que Acción Popular quiere la presidencia y convertir al congresista Manuel Merino de Lama en presidente. Conforme lo dimos a conocer en oportunidad anterior, un político sin formación académica y sin legitimidad social.

Se pretende utilizar el concepto de “incapacidad moral permanente” para derivar hacia una confusa situación. Si el presidente cometió delitos cuando era gobernador, será el Ministerio Público el que deberá definir; esa es la instancia y la vía procedimental y no conceptos no aplicables a este caso. Lo cierto, que la causal invocada, es un “cajón de sastre” donde caben hasta las más oscuras intenciones.

En términos generales, el presidente Vizcarra ha sido el menos malo de quienes han ejercido la presidencia de la República. Pese al cuestionamiento de los resultados tras la pandemia, supo dirigir a un pueblo diverso en lo social, cultural y económico, estando cerca de controlar la pandemia, aunque tal situación siempre estará bajo la amenaza de un presunto rebrote.

Como sucede en los pueblos más tribales, resulta increíble que, ante la amenaza de un gran riesgo, grupos interesados pretendan llevar al país al abismo, desconociendo las prioridades que tiene el país. La posible moción de vacancia presidencial, tiene interesados por dilatar las elecciones generales, buscan perennizarse en el cargo y hacen uso de todas las argucias para lograrlo, aunque ello sea poner en riesgo la institucionalidad.

La situación es totalmente impredecible; la mayoría del Congreso es anti Poder Ejecutivo; los congresistas totalmente ignaros en unos casos, y en otros movidos por intereses particulares. Nos acercamos a un abismo, que podría poner en riesgo la legitimidad legal del país y eso es totalmente posible.

Diario El Regional de Piura

Pristina 255