El patrimonio funerario de Piura en el XVI Encuentro Iberoamericano de valoración y gestión de cementerios patrimoniales

Miguel Arturo Seminario Ojeda
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

ERP/Miguel Arturo Seminario Ojeda. Entre el 29 y 31 de octubre, Lima ha sido la sede del XVI Encuentro Iberoamericano de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales, ocasión que ha permitido a los estudiosos de esta temática, no solo compartir sus experiencias en cuanto a la salvaguarda de los cementerios en los que trabajan, sino, aprender desde las diferentes miradas con las que se trata este patrimonio, asociado a la muerte. Una grata e impresionante visión de lo piurano con esta temática, se observa desde la primera imagen ampliada en la exposición, sobre una llorona de Piura.

Vinieron expertos de toda Iberoamérica, los cementerios han sido analizados no solo desde la Historia y la arquitectura, o solo desde lo artístico, hubo especialistas en materiales pétreos, análisis de los funerario desde la botánica, pedagogía del guion museográfico en los cementerios, didáctica en la proyección del patrimonio funerario a los visitantes, sensibilización a los grupos de voluntarios que apoyan a los cementerios patrimoniales, y otras tantas miradas que permiten a los expertos en este patrimonio, a los trabajadores de cementerios, y a los interesados en general, ganar experiencias para la puesta en valor de esta parte del acervo cultural.

Luis Repetto Málaga, presidente de la Red Peruana de Valoración y Gestión de Cementerios Patrimoniales, dio la bienvenida a los asistentes en la Casa OHiggins, donde Amalia Castelli, su Coordinadora, se mostró muy complacida de contar con tan ilustres visitantes. Previamente se hizo la inauguración en el exquisito auditorio de la Casona de la Sociedad de Beneficencia Pública de Lima, donde Ciro Caraballo Perichi, presidente de la Red Iberoamericana, hizo uso de la palabra, junto al presidente de la Beneficencia, y el museólogo Repetto Málaga.

Se cumplió de esta manera con el objetivo central, que fue crear un espacio de discusión y de intercambio de conocimientos sobre la puesta en valor de los cementerios, y el patrimonio funerario en general, y su inclusión en los circuitos turísticos, lo que permitirá a los comprometidos con estas tareas, aportar nuevas visiones y propuestas, como lo señalan los organizadores.

Piura cuenta con dos cementerios patrimoniales, el San Teodoro de la ciudad de Piura, y el San José de la ciudad de Sullana, ambos fueron temas de mención en la ponencia, "Entre lápidas cruces y diluvios" que corrió a mi cargo, el primer día del XVI Encuentro. La primera visión histórica que tuve de estos cementerios, fue en 1983, cuando empecé a investigar sobre Historia Regional, y así lo di a conocer desde la primera edición de mi Historia de Sullana en 1986, publicada bajo el auspicio de la Municipalidad provincial de Sullana, siendo alcalde Fernando, Pompi Bel Houghton. Ambos cementerios nacieron el mismo año, el de Sullana como un panteón, pero el de Piura esperó hasta 1839, dando lugar a la edificación de los primeros cuarteles y túmulos que de diferentes formas, sentaron la presencia de construcciones de cierto valor artístico.

Sobre el San José, mi investigación se profundizó en el año 2002, siendo presidenta de la Sociedad de Beneficencia Pública de Sullana, la Sra. Norma Borassino, quien durante su administración mostró mucho entusiasmo por la historia del cementerio de la localidad. Correspondió a Verónica Cisneros, solicitar el reconocimiento del cementerio San José como Miembro de la Red Peruana de Cementerios Patrimoniales, previo acuerdo de declarar museo al cementerio San José, incorporación que ha sido una realidad oficial durante la actual gestión de la Beneficencia Pública de Sullana que preside Gustavo Saavedra Reyes. La investigación sobre el cementerio San Teodoro, corresponde a Alberto Requena, quien ha publicado el libro "Historia del cementerio San Teodoro. Patrimonio histórico de Piura", camposanto que ya tiene 13 años de reconocimiento como patrimonio cultural de la nación.

"Entre lápidas cruces y diluvios", trata sobre el patrimonio funerario de ambos cementerios, sobre todo el San José, y los cementerios rurales de Sullana, que han sido afectados por el fenómeno El Niño en diversas oportunidades: 1878, 1891, 1925-26, y 1983. En el de Sullana, la tumba más antigua, sobreviviente de las lluvias diluviales, es de 1858, que ubiqué junto a Luisa Chulli Castillo el año pasado, las anteriores, de adobe, madera, y sepulturas bajo tierra, fueron barridas por las lluvias que hasta 1925 no respetaron esos espacios ubicados sobre o en terreno cercano a las quebradas. Así di a conocer la puesta en valor de estos cementerios, el San José y el San Teodoro, y el grado de afectación que puede continuar, sino se toman las medidas de previsión correspondientes.

Con la directora del Museo de Sullana, Carmen Cruz Delgado, hemos recorrido cementerios rurales del Medio Chira, hallando cruces artísticas olvidadas, y que no sería raro que terminen en una cocina de leña frente a un Niño fuerte, si se acaba el combustible como en experiencias anteriores, en este sentido, la capilla del cementerio antiguo de Chilaco y Riecito son la expresión de una belleza artística que El Niño ha respetado en parte. Estos espacios también los hemos recorrido con César Leigh Arias, integrante de ese conjunto de personas sensibilizadas con el quehacer cultural en la ciudad de Sullana, y con Iris Altagracia Ruiz Merino, quien nunca olvidará que el último viernes santo, degustó un plato de "comida de viernes", en la puerta del cementerio de Querecotillo, en el puesto ambulatorio de la Sra. Chelo. Y los cementerios del Bajo Chira, en ambas márgenes, los recorrimos en noviembre del año pasado con José Luis Miranda Talledo, hallando importantes expresiones del arte, y tumbas de personajes relacionados con la historia local y regional.

Y como mencioné al comienzo, en el salón principal de la Casa O Higgins, una gran exposición presentó a los participantes al XVI Encuentro y al público en general, una visión expositiva sobre el patrimonio funerario peruano, principalmente el de Lima, pero la primera imagen ampliada a dos metros de altura por una de ancho, es la de una llorona de Catacaos, con la leyenda "Plañidera de Catacaos. Impresión sobre tela. Fotografía de Antonio Briceño". De modo, que fue sumamente grato participar en este XVI Encuentro, no solo para aprender, sino, para apreciar que el patrimonio funerario de Piura, es rico, y tiene expresiones que van más allá de sus patrimonializados cementerios de Piura y Sullana, como lo hizo notar Luis Repetto Málaga en la entrevista que se le hizo desde el diario El Peruano, y en las entrevistas televisivas que concedió, el 29 de octubre pasado.

Al final, se presentó el libro "Parca Voz", sobre los epitafios del cementerio Presbítero Maestro, y se eligió a la nueva Junta Directiva, que esta vez recae sobre Argentina, y se señaló como sede del XVII encuentro, al país de República Dominicana. Mientras tanto, nos seguimos preguntando, que medidas de previsión se han tomado frente a las lluvias fuertes anunciadas, que ponen en peligro a los cementerios San José de Sullana, y al de Querecotillo, sobre todo al primero que enfrenta la amenaza del desmoronamiento de sus cuarteles más antiguos.

Miguel Arturo Seminario Ojeda/Presidente Honorario de la Asociación Cultural Tallán.

lallorona

Pristina 255